sábado, 18 de octubre de 2014

El Truco del Almendruco o el Melón-Calabaza

Ayer ya os avisábamos vía Instagram que el post tardaría un poquito más en llegar, y me refería a un ratito de veras.. contábamos con que Pablo tuviera unas horas libres para poder hacer esto y un poco de mucho más. Pero para vida incierta la nuestra y el teléfono de urgencias sonó ¡hasta cuatro veces! Mil gracias hay que dar pero a menudo me siento algo frustrada por la falta de tiempo que taanto necesito. Con un bebé en casa es difícil tener un rato; adoro vivirlo así, sacando los minutos de trabajo de los restos de los demás, pero cuando se reducen a cero se me hace difícil pensar que puedo poder.

Los trucos del almendruco.

Y dicho esto (¡ea! ¡ahí lo dejé!) Os cuento el truco del melón-calabaza ¿Habéis intentado carvar alguna vez una calabaza? ¡Está durísima! Es un arte desde luego!! Pues el otro día encontré este melón con  pinta de calabaza y me lo llevé a casa. Lo vaciamos fácilmente con ayuda de una cuchara; blandito, blandito.. la única pega es que aguanta poco sin estropearse. Lo mejor es prepararlo la tarde del 31 y disfrutar de Jack esa noche. Es taan rápida de carvar y preparar que está lista en cinco minutos.


Feliz domingo.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Con Ganas de Más



Aunque siempre me haya encantado el hecho de comenzar; los principios de proyectos, los cambios de estaciones, la ilusión que desprende lo nuevo, no he podido evitar que una gigante morriña cayera sobre mí cuando he abierto una carpeta que andaba solitaria en mi escritorio y he descubierto estas fotos del comienzo del verano.

Aun pisábamos la playa semi-vestidos, y poco más que los pies se mojaban en el mar. Será poder de mamá chiflada pero me pareció notar más pequeñín a Rodrigo y menos mayor a Gonzalo, y eso me provocó el efecto: gran escalofrío, además de unas ganas locas de terminar todo lo que debo hacer para correr a la cama y estar bien juntitos.



Lo mejor de ser hermanos. Molestar, que te molesten y no querer que dejen de molestarte.

























Feliz miércoles.


Instagram: @emmapigsandroses #entrehermanos

lunes, 13 de octubre de 2014

Halloween. Piruletas Fantasma



Ya dije alguna vez que Halloween nunca fue mi fuerte pero ¡sí! de unos años para acá va ganando puntos en mi ranking personal de fiestas a celebrar. Odio disfrazarme (no sé si estoy confesando más de la cuenta) pero disfrazarlos absolutamente me chifla!! Además está esa parte de fantasmas y monstruos maquillada con caramelos y alegría que me resulta muy divertida.

Ayer medio llovía medio no se sabía que iba a ocurrir en un rato y nos quedamos buena parte del día en casa. Lo bueno de todas las fiestas es vivirlas cuanto más tiempo mejor para que sepan a más, por eso a partir de ya aprovechamos cualquier ratito para empezar a preparar la "noche del terror".

Ya sacamos algunos adornos que teníamos en la caja "fiestas" y lo siguiente que se nos ocurrió es transformar estas piruletas en fantasmas.

Toda tarea que se hace con los pequeños debe ser rápida y facilona porque sino pierden el interés a los cinco minutos; así aquí van: Fantasmas rápidos y fáciles perfectos para pequeños de verdad.



Material:

- Papel pinocho blanco.
- Rotring negro.
- Hilo grueso.
- Tijeras.


Después de recortar los rectángulos, le pintamos boca y ojos. También le hicimos un agujerito en la cabeza para sacar el papel celofán de la piruleta.. Luego sólo anudar el hilo.




Gonzalo fabricó el solo su propia piruleta-fantasma. 100% bonita.


Feliz lunes (SIN COLE!!).

viernes, 10 de octubre de 2014

De Visita. El Mercado Central de Cádiz



Tras desembarcar (os lo contábamos el lunes aquí), recorrimos las callejuelas del centro de Cádiz y llegamos al Mercado Central. Pese a que ya han pasado cinco años desde que lo reformaran, aun no habíamos visitado su nueva versión.

Sí que conocía el antiguo mercado de abastos, y me encantó la idea de rodearlo con puestos take away  con todo tipo de platos, un poco de Cádiz tradicional con un de todo internacional; poder tapear en la misma plaza, es un ambiente distinto al de una terraza en la calle, tiene su encanto especial.

Para mí, abanderada del estilo british, de lo más conservadora en cuanto a arquitectura se refiere y amante del 1900; fue un poco shock ver tanto acero inoxidable, y tanto de este siglo en general, dentro de aquel antiguo edificio que al menos conserva sus viejas columnas. Tal vez soy más de la idea de mantener todo lo más que se pueda, y me esperaba algo semejante al Mercado de San Miguel, que me resultó absolutamente delicioso y sin peros.

Lo que no se puede restar nunca en Cádiz es esa chispa distinta, que con sinceridad, cierto es que nunca encontré en otro lugar, por eso siempre termino pensando que sus mezcloteos de estilos tal vez sean parte de su magia.









La mezcla también la hicimos nosotros en la mesa; un poco de sushi, empanadas criollas, croquetas.. ahora lo escribo y parece un mix explosivo. In situ, estaba todo tan rico que resultó de lo más armónico :) También en el puesto de las bebidas puedes encontrar una variedad enorme en cervezas.













No nos paramos a hacer la compra, pero debe ser un gusto poder hacerlo a diario en este mercado ¡con 54 puestos de pescado fresco! 57 de frutas y verduras y más de una panadería que desprendía ese aroma a pan recién hecho que tanto me gusta.




Justo a la salida del mercado, la plaza de las flores, ¡y si hay flores ya me gusta! Yo me regocijé viendo toda la variedad que había allí, y Gonzalo hizo una parada para ver los cactus ¡además de las fuentes!







Feliz finde súper largo.


Más y más de Cádiz: La Alameda Apodaca, el Parque Genovés y como llegamos hasta aquí, el paseo en barco.