martes, 2 de septiembre de 2014

Cumple Patata. El Primer Cumpleaños de #BabyRodrigo



En casa nos encanta recordar el día en que llegó a nuestras vidas Baby Rodrigo. Gonzalo lo recuerda emocionado, creo que lo hemos recontado tantas veces que no se le ha podido olvidar. Se me cae la baba observando su día a día, como si fuera imposible no ser dos; desde que bautizó mi panza como "Io" hasta el "Goigo" de hoy ha pasado más de un año entre berrinches y llantos (¡es un bebé taan cabreadizo!), pero también muchas risas y amores ¡Nos parece fugaz que nuestro bebé ya tenga un año!


Para celebrarlo preparamos un mini-cumpleaños ¡El Cumple Patata! Fabricamos pequeñas patatas de fiesta para que pasearan por la mesa, ataviadas con gorritos de fiesta.



Son sencillísimas de hacer, además de rápidas, por lo que pueden hacerlas los pequeños solitos. Además todo lo tenemos entre armarios de la cocina y nevera: Patatas, zanahorias, palillos y granos de pimienta.



Del techo colgamos "guirnalda-patata" (por fin le estoy pillando el gusto al globo). Tuvimos la suerte de encontrar globos marrones, cosa que pensé imposible, que hicieran papel de patata. También le colocamos ha éstas sus party-gorritos.






Como no llego ni a decente como cocinera se nos ocurrió que el plato principal fueran gnocchi ¡¿a quién le puede salir mal la pasta?! Además es pasta de patata y parecen diminutas patatitas ¡nos venían perfectos!

Además la abuela añadió a el "piqui-piqui" (esto es el picoteo en lenguaje de Gonzalo) una ensalada de rúcula y una empanada que mejoraron mucho en menú :)





Dedicado absolutamente a Gonzalo este Mr. Potato Head. En uno de mis juguetes favoritos.




No pensé que le gustaría tanto. Mr. Potato quedó tal y como a mí me chiflan las cosas que hacen los pequeñines cuando se les deja ideas y manos libres: con orejas cual ratón, doble boca + bigote, nariz torcida y pies al revés (estaba bailando).



El postre fueron estos cupcakes ¡qué también transformamos en Mr. Potato Head! Este invento también es muy divertido, aunque sea de lo más tonto. Sombrero, orejas, ojos, nariz, boca y pies son guarrerías de la tienda de chuches.





Ganadora "cupcake-head".


Como nos gusta a todos el momento tarta. Rodrigo pensaba apagar la vela con la mano, así que el resto ayudó un poco. Y guardamos esta carita para siempre en la retina.


Chocotorta, es la tarta más empalagosa y al mismo tiempo adictiva que conozco, y venía perfecta con su color patata.


Los adornos con cartulina, palillos, washi-tape y un buen palique de tu hermana al lado mientras recortas y pegas. Y ésta es la última patata por ver, lo prometo.



En el primer post del blog las fotos del primer cumple de Gonzalo con las peores fotos del mundo, pero cuantos recuerdos traen.


Feliz día.

viernes, 29 de agosto de 2014

Para Regalo



Desde luego esto no es un tutorial, ni una manualidad que se precie, es sólo un regalo envuelto, pero me apetecía escribir cuatro frases sobre ello (luego me enredo escribiendo, intentaré no hacerlo).

Desde pequeñita he disfrutado de lo lindo envolviendo regalos; Navidades, cumples.. era parte del ritual.


No solo consiste en encontrar un regalo que sorprenda al otro, pienso que poner un poquito de nosotros, aunque sea en el envoltorio, es regalar un poco de cariño extra.


Siempre vamos con prisas, y yo soy muy prisas, y ante la tentadora pregunta de la dependienta de "¿Se lo envuelvo para regalo?", difícil es responder un "No"; aunque sea sólo por el "Por si no me da tiempo".


No quise perder la oportunidad con el primer cumple oficial de niño mayor al que acudimos para poder disfrutar con Gonzalo yendo a comprar el regalo y envolviéndolo después en casa de la mejor forma que se nos ocurriera.


Las pegatinas y el washi-tape estuvieron a la altura de las circunstancias.






Para que Gonzalo pudiera ejercer de envolvedor principal, además de colocar pegatinas donde mejor  cayeran, dibujé unos solecillos para que pudiera colorearlos. Y para la guinda del pastel, un flexi-espagueti, que no sé que tienen que encantan.



Feliz finde.

Nosotros el domingo, adelantamos un día y celebramos el primer cumple de BabyRodrigo. Creo que tengo los pequeños que crecen más rápido del mundo porque es sorprendente que ya hayan pasado todos estos días entre risas y lloros #mylittlepiggies



miércoles, 27 de agosto de 2014

Cádiz. El Parque Genovés



Volvemos a Cádiz y esta vez ponemos pies y piececillos en el Parque Genovés. Recuerdo venir aquí cuando era pequeña ¡y que antes había monos! Lo que me gustó siempre es la poda de los árboles, como helados gigantes.


Disfrutamos todos, yo recordando y los pequeños descubriendo; metiéndonos en cada recoveco, en el papel de Alicia en el laberinto del País de las Maravillas.











Fuentes ¡y cactus! No podíamos pedir más.




A los que sí encontramos fueron los patos. En su lugar de siempre, nadando bajo la cascada. Ahora también acompañados por ¡¿dinosaurios?!. Sin lugar a dudas, cada vez que visitamos Cádiz termino diciendo lo mismo: "Esto es Cádiz". Para esto no hay mucha explicación más.








Rodrigo terminó como siempre con los pies en el agua y pidiendo chapotear un poco más.


Además de todo lo que recordaba, ahora habían añadido columpios, toboganes y todas estas cosas que a los pequeños les chiflan. Un parque distinto con cosas distintas al que podemos ir normalmente. Gonzalo no paró de saltar de una a otra. Había que probarlas todas.








Para ver más de nuestra visita a Cádiz: aquí y acá.

Feliz día.